La aventura comienza en la Sierra de Segura, cuando la familia Martínez Sedeño, originaria de Cádiz y con hábitos alimenticios saludables, deciden cultivar alimentos ecológicos para la venta directa al consumidor y pensando sobre todo en el bienestar de las personas. Poco después comienzan a realizar sencillas recetas caseras, con el sobrante del producto cultivado y obteniendo excelentes resultados, motivo suficiente para motivarles a abrir un nuevo episodio en sus vidas y crear su propia industria.

 

 

Es en 1997 cuando se da comienzo al primer capítulo de la historia de esta empresa, tu empresa. SCA Cortijo del Gavilán abre sus puertas en unas pequeñas instalaciones situadas en Puente de Génave (Jaén), donde empieza a trabajar de forma artesanal con productos tales como gazpacho andaluz, patés de aceituna, salsas de tomate, etc. Lo hacen con su primera marca “Conservas Peñolite”, que en la actualidad ya no se trabaja. Para satisfacer las necesidades de mercado, en breve se crearía la marca “Bihortal”, que al igual que la primera representaba a los mismos productos con idéntica calidad.

 

La mayoría de los clientes valorarían los productos como sanos, artesanos y de tan alta calidad que serían dignos de representar a su propia marca, por lo que les proponen trabajar con marca blanca y aún más allá, para sacar al mercado sus propias recetas. Es por ello que SCA Cortijo del Gavilán se dispone desde entonces a realizar ese trabajo por ellos, bajo un pedido mínimo y con excelentes condiciones de calidad-precio.

 

Hasta el día de hoy el volumen de negocio de la industria ha sido precisamente la marca blanca, que supone en la actualidad el 90% de la facturación general de la empresa.

 

El segundo capítulo de esta historia se iniciará en 2006, cuando el traslado de la empresa se hace inminente debido a que las instalaciones iniciales no permitían abastecer las necesidades del mercado. De esta manera la fábrica se trastada a Siles (Jaén), en pleno Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, donde se crea además una nueva marca “Bioandalus”, siendo actualmente la más vendida de las tres marcas creadas por esta sociedad.

 

Al comienzo se elaborarían tan solo conservas vegetales, pero con el trascurso del tiempo se han ampliado los registros de elaboración pertinentes para poder trabajar con carnes, tales como estofados, caldos, etc, e incluso alimentación infantil, como son los “potitos”.

 

Una nueva andadura da comienzo en 2017, ya que otro cambio de instalaciones abre el tercer capítulo de esta historia, que se hace necesario para la ampliación de la toda la infraestructura. De esta forma se permiten mejorar las elaboraciones y tener una mayor comunicación para el transporte de los productos, por lo que la sociedad es acogida en Santisteban del Puerto (Jaén).

 

 

 

Confíanos que esta historia tenga muchos más capítulos por escribir, ya que como resultado del esfuerzo, trabajo y experiencia adquirida, se afronta el futuro con un amplio catálogo de platos preparados y conservas, dignos de los paladares más exquisitos.